Kamataki. Diálogo alfarería mediante

Por Jesica Guinzburg

Kamataki es un filme que toma como eje la búsqueda de la paz y la armonía interna y qué mejor lugar para ello que la orilla de los lagos de Oriente. Ken, un joven canadiense, acaba de sufrir la muerte de su padre y, luego de un intento de suicidio, es prácticamente obligado por la madre a viajar adonde vive su tío, al otro lado del océano. Sin embargo, la distancia más relevante no es geográfica sino cultural, la de costumbres, la de tiempos y valores. El chico es recibido por Takuma, un alfarero kamataki que paralelamente a la búsqueda interior del muchacho -búsqueda quizá demasiado lenta para cualquier hombre de una metrópolis- le asigna la tarea de mantener un fuego de días en el horno donde se cocinan las piezas.

Ese tiempo y ese ritmo se contagian y representan a lo largo del filme. Esta es una película que atrapa pero también distiende al espectador: da gusto mirar y no choca. A su vez, tampoco este choque se produce en la representación de las diferencias culturales, sino que las culturas a lo largo del relato van dialogando y atravesándose entre sí. Ken finalmente se suma a la tradición kamataki y Takuma logra comprender la depresión y búsqueda de sentido de la vida que paralizaban a su sobrino.

Kamataki no es un filme moralizante, ni la típica historia que trata cómo dos culturas pueden o no llegar a entenderse (aunque el tópico es cada vez más recurrente en el cine). Su ritmo, la armonía del relato, los sucesivos planos detalle de cada pieza que ha sido horneada -objeto del esfuerzo, de la calma y la paciencia- nos transmiten una espiritualidad ¿exclusiva de la cultura oriental? El director Claude Gagnon, amante de esta cultura y curioso frente a ella (quizá como Ken en la última parte de la película) nos muestra que las dos grandes culturas pueden dialogar y luego del diálogo sí comprenderse, a pesar de sus diferencias de raíz.

1 comentario:

Carles dijo...

Buenos días.
Llevo bastante tiempo detrás de esta película. No está ni en amazon (si está en versión inglesa a 40 € y tampoco, porque no decirlo, ni en el emule.
Podrías decirme como poder conseguir una copia?
Saludos,
Cales